Síguenos en:

¿Cómo hacemos nuestra sidra?

4La fermentación

Imagen de apoyo

Del llagar, a los toneles de madera. La sidra dulce se introduce en los toneles para iniciar, espontánea y naturalmente, el proceso de fermentación.

Nuestras levaduras naturales son las encargadas de realizar este proceso, que se divide en dos partes: fermentación alcohólica y fermentación malo-láctica.

Aquí radica el arte de cada llagarero: controlar la fermentación de la sidra, probando y cuidando con esmero y cada día los mostos que se están transformando en sidra, para evitar defectos y potenciar las virtudes.

Durante la fase final de la fermentación, llegan los trasiegos, o mezclas entre sidras de diferentes toneles. Es aquí donde el llagarero se esmera para decidir qué coupages realiza, qué sidras va a mezclar y en qué porcentajes, para llegar a las notas de cata que caracterizan, en nuestro caso, a la sidra de Trabanco.

Imagenes de apoyo